(593 2) 3959901 / 00

Ser un gran líder

¿Qué significa ser un gran líder y en qué se distingue? ¿Qué habilidades se necesitan para conseguirlo?

Para contestar a estas preguntas hoy nos fijaremos en un interesantísimo artículo escrito por Joseph Folkman, conocido experto a nivel mundial sobre Liderazgo, en la prestigiosa revista económica estadounidense Forbes y que lleva como título “5 actitudes para ser un gran líder”.

Folkman explica que, aunque tiene costumbre de trabajar con grandes bases de datos y analizar la situación de miles de líderes, en este estudio ha preferido centrarse en un grupo reducido: 30 líderes, 22 hombres y ocho mujeres, con una edad media de 43 años, que trabajan en una compañía de alta tecnología con 60.000 empleados.  

Durante el tiempo que pasó con ellos, Folkman estudió la eficacia de su liderazgo utilizando lo que se llama “la evaluación de líder extraordinario 360”,  en las que se describen 16 competencias que distinguen a los líderes extraordinarios. Tras el estudio, Folkman descubrió que no todos eran líderes extraordinarios.

Además de la citada evaluación, se realizaron 25 preguntas de actitud y, según Folkman, cinco de ellas tenía un fuerte correlación con el eficacia del liderazgo. Las especificamos a continuación traduciendo lo escrito por Folkman:

  • Actitud 1: Si estoy en desacuerdo, normalmente lo hago saber al resto

Hace 20 años las organizaciones buscaban reclutar a hombres y mujeres del “Sí”. Es decir, querían personas que no preguntasen, que hiciesen lo que se les pedía y mantuvieran su opinión para ellos mismos. Con el paso del tiempo, la gran parte de las organizaciones y líderes se han dado cuenta de que las opiniones del resto son un valioso activo. Asimismo, han descubierto que el 90% de las veces, la sabiduría de un grupo es mejor que la de un solo individuo. Se necesita coraje para estar en desacuerdo con el resto, y más cuando se trata de tu jefe.

Personalmente, prefiero a la gente que cuando está en desacuerdo expresa lo que piensa, con respeto, evidentemente.

  • Actitud 2: Estoy dispuesto a tomar más riesgos que la gran parte de mis colegas

Muchos de los clientes con los que trabajo toman riesgos, pero otros los evitan. Mis clientes tienen un gran deseo de marcar la diferencia y crear un valor. Sin embargo, hay muchas personas que evitan a toda costa los riesgos. Para mí, las personas que evitan el riesgo tienen una relación con el trabajo parecida a aquellas que van a un parque acuático y se quedan flotando en la atracción del “rio lento” todo el día. Se dejan llevar por la corriente y nunca harán ningún esfuerzo para cambiarlo.

Marcar la diferencia en una organización significa tomar algunos riesgos.

  • Actitud 3: Me resulta fácil hacer amigos

Los líderes son personas que tienen la habilidad de influenciar al resto. Resulta muy difícil influenciar a otros que no saben quién eres. Tener la capacidad de hacer amigos y construir relaciones es una habilidad crítica para todos los líderes. La mayoría de las personas que han trabajado para otra persona y mantienen una relación positiva entre ambas, ésta persona puede pedirles tareas difíciles. Una relación positiva es frecuentemente el factor clave en sus habilidades y su disposición para realizar difíciles objetivos. Muchas veces, la gente dice cosas como: “No quiero dejarle o dejarla caer”. Este tipo de dedicación solo ocurre cuando la gente tiene relaciones positivas. 

  • Actitud 4: Me tomo el tiempo necesario para mirar todos los factores antes de tomar decisiones

Porque viajo con mucha frecuencia, me encuentro a mí mismo en muchas colas o esperando sin nada que hacer. En los últimos años he encontrado algunos simples juegos aburridísimos en mi celular. Algunos de estos juegos muestran el siguiente objeto que vendrá en el juego. Notificar el siguiente objeto es increíblemente beneficioso para conseguir una buena puntuación. Sin embargo, me he dado cuenta de que la tendencia que tengo cuando veo la oportunidad de obtener un buen movimiento es focalizar toda mi atención en dicho movimiento, en lugar de mirar al siguiente objeto que viene, lo que provoca que ese buen movimiento se convierta rápidamente en desastre. Ésta muy repetida experiencia me ha hecho pensar sobre todo en las malas decisiones que he tomado de forma equivocada por mirar a todos los hechos antes de perseguir una oportunidad que parece ser buena. Admiro a la gente que puede echarse hacia atrás, examinar todos los hechos y sopesar las consecuencias antes de tomar una decisión.

  • Actitud 5: Soy estratégico y me focalizo en el futuro.

¿Alguna vez ha estado la mayoría de día respondiendo mails y asistiendo a reuniones? Es muy fácil estar absorto en la rutina del trabajo y nunca tener tiempo para preguntarse: ¿Por qué estoy haciendo esto?, ¿Es realmente importante? Esta es una destreza crítica. En muchas compañías, todo el mundo está tan focalizado en su producto que nadie mira a la competencia por lo que no descubre la razón por la cual el producto de la competencia es mejor y cuesta menos.

En su artículo Folkman concluye explicando que no puede garantizar que las actitudes arriba mencionadas pueden resultar efectivas en el liderazgo de una persona pero, según experiencia, todas estas correlaciones tienen sentido, y nos invita a mejorar otras áreas que bajo nuestro punto de vista son importantes.

Folkman es autor y coautor de 13 libros, entre ellos, “El líder extraordinario: La transformación de buenos gerentes en grandes líderes” o “El Líder Inspirador: Revelando los Secretos de Cómo los Líderes Extraordinarios Motivan”.  Considerado uno de los psicometristas más importantes de Estados Unidos, tiene una amplio recorrido en la investigación mediante encuestas y el change management. Además, tiene más de 30 años de experiencia como consultor en algunas de las organizaciones más prestigiosas del mundo.

Ser un gran líder

Topics: liderazgo, habilidades, Desarrollo Profesional

Marta Miera

Written by Marta Miera