(593 2) 3959901 / 00

Aprender a desarrollar de manera colaborativa habilidades de liderazgo e innovación es un desafío básico de los ejecutivos empresariales y de las nuevas escuelas de negocios.

En la 4ta revolución industrial todos los sectores están siendo afectados. La educación en negocios no es una excepción. La nueva economía global ha aumentado la necesidad de desarrollar habilidades de liderazgo, para poder adaptarse de manera positiva a los cambios del entorno y habilidades de innovación para poder sobrevivir y diferenciarse en una competencia cada vez más abierta y sofisticada por las ventajas que ofrece la revolución digital.

La 4ta revolución Industrial implica que 3 cosas se han transformado al mismo tiempo: la forma en la que las personas se transportan, se comunican y generan energía. Hoy en día consumimos más energía limpia, usamos menos autos propios para desplazarnos y podemos comunicarnos con cualquier persona en cualquier parte del mundo con acceso a internet. Es decir, ¡hay muchos negocios que van quedando en el pasado!

Por otro lado, según datos de los rankings, las empresas en el top 500 del mundo ya no son las mismas que hace solo 30 años. Algunas quedan, pero ya no son punteras. Los nombres de los nuevos ganadores son conocidos…Google, Facebook, etc.  El problema de fondo es que esto cambia todo el panorama en la gestión de empresas y por lo tanto, impacta radicalmente también en la forma en que debemos aprender y educarnos. ¡Tenemos nuevos problemas, nuevos desafíos y hemos sido educados con la “vieja” escuela”, que la verdad, no es tan vieja!

En ese sentido los MBAs y la formación ejecutiva enfrenten uno de sus desafíos más importantes. ¿Qué es lo que cambia? Casi todo! Los estudiantes ahora son de todas las edades. Vivimos el verdadero “life long learning!”. Desde los “millennials” hasta los “baby boomers” necesitan adaptarse. Los espacios de aprendizaje tendrán que volverse más colaborativos. El conocimiento ya no es dirigido por el profesor. El proceso de aprendizaje se genera en entornos de cooperación abiertos, no solo a través de cursos guiados por “sabios”. La flexibilidad de acceso al conocimiento, el aprendizaje invertido, la apertura al conocimiento y a la comunidad global a través del internet, etc.. En definitiva, los MBAs y la educación superior en general están obligados a transformase para sobrevivir y responder a los desafíos de la nueva economía.

Bien, con todo esto me pregunto ¿en qué debemos educar? La verdad, es muy difícil de responder por que no conocemos bien las preguntas, ni los problemas del futuro. Es probable, que cada 3 a 5 años en promedio cambiemos nuestras formas de consumo, de producción, etc…  Según David S. Rose “cualquier compañía diseñada para triunfar en el siglo XX está abocada al fracaso en el siglo XXI”. En otras palabras, la educación empresarial debe enfocarse en dotar de estrategias y herramientas para que podamos transformar a nuestras organizaciones en exponenciales (Salim Ismail). ¿Cómo hacerlo? Desde mi punto de vista, esto se logra aprendiendo a liderar procesos de cambio y aprendiendo a innovar. Eso solo se puede hacer, cambiando radicalmente nuestras habilidades directivas. Por eso, la formación debe centrarse en la persona, desarrollar habilidades de manera integral, entender nuestra responsabilidad ética con la sostenibilidad de nuestra sociedad y ser capaces de gestionar procesos de innovación, que van mucho más allá de la simple creatividad. Una persona y una organización innovadora son aquellas que logran construir ecosistemas de aprendizaje, se adaptan rápidamente al cambio, y logran entender las necesidades de cada cliente a través de la correcta gestión de la información (Big Data).

Son grandes desafíos que la UTPL ha decidido enfrentar, especialmente a través de su nueva propuesta en educación empresarial: EDES Business School.

 Programas Educación Ejecutiva

Topics: Desarrollo Profesional, Eduacion Ejecutiva

Camilo Pinzón

Written by Camilo Pinzón