(593 2) 3959901 / 00

BlogSeptiembre2

A finales del 2015, los líderes de más de 170 países que son parte de las Naciones Unidas, adoptaron un conjunto de objetivos globales con el fin de erradicar la pobreza, proteger el medioambiente y asegurar el bienestar de todas las personas. Se plantearon un total 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que abarcan diferentes problemáticas globales.

La declaración de los ODS implica el compromiso de los países de transformar sus políticas y prácticas, para acabar con las brechas económicas y sociales que separan a las personas. Como señala Lise Kingo, CEO del United Nations Global Compact: “los ODS son una agenda basada en los derechos humanos” .

Las Naciones Unidas se plantearon atacar estos problemas hasta el 2030. Para esto se generó una agenda global de desarrollo sostenible y todos los recursos económicos de los proyectos financiados por la ONU (1.500 millones de dólares solo en Latinoamérica y el Caribe) se destinarán para lograr los objetivos.

Las grandes empresas del mundo, por su lado, acogieron la responsabilidad compartida que tienen con los gobiernos para cumplir con los ODS. Desde LafargeHolcim, hasta Coca-Cola, las multinacionales ya han presentado sus agendas de desarrollo sostenible para el 2030. La presión de esta iniciativa global, revela la importancia de implementar estrategias sostenibles en las empresas, pero ¿con qué objetivo?

La sostenibilidad aplicada a la estrategia empresarial no es una tendencia o una moda, y va más allá del cumplimiento de las regulaciones. El desarrollo consciente con el entorno, debe ser entendido como una oportunidad para las empresas de todos los tamaños, para generar reputación, reducir costos, aumentar ingresos y asegurar su permanencia en el tiempo.

El éxito de las empresas sostenibles parte de la Creación de Valor Compartido (CVC), este concepto se basa en el principio de que para que un negocio prospere a largo plazo, todos los actores que están a su alrededor (colaboradores, proveedores, comunidades, país) deben también progresar. Esto se alinea a la visión inclusiva de los ODS de que todos los miembros de la sociedad deben ser parte del desarrollo. Nadie debe quedarse atrás.

Para lograr este valor compartido, las empresas deben evaluar toda su cadena de producción y distribución (Análisis de ciclo de vida), con el fin de reconocer oportunidades de mejora en sus procesos. Estas oportunidades deben convertirse en planes de acción realizables y permanentes. Los efectos positivos a largo plazo se resumen en un crecimiento exponencial tanto de la empresa, como de sus stakeholders.

Conscientes del reto que implica el desarrollo sostenible en las empresas, EDES Business School en alianza con la EOI – Escuela de Organización Industrial (España), creamos el Certificado Internacional en Senior en Sostenibilidad Empresarial. Este certificado permite a los empresarios entender los fundamentos que les permitan diseñar y aplicar estrategias sostenibles; con el objetivo de generar valor económico y social.

Para conocer más sobre este certificado, usted puede visitar el sitio web: http://bit.ly/2xAmAGf, contactarnos al: (593 2) 3959901 / 00 o a través del correo: info@edes.ec

 

 

 

 

Topics: sostenibilidad, negocios, Acuerdo, Pensamiento Exponencial

Francisco Flores

Escrito por: Francisco Flores