(593 2) 3959901 / 00

post7.jpg

El Pensamiento Exponencial puede definirse como una manera de pensar a lo grande y subirse al tren de las oportunidades y nuevas tecnologías que avanzan velozmente. Este tema junto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Cuarta Revolución Industrial forman la hoja de ruta del proyecto Ecuador 2030. Para esa fecha se espera lograr un país moderno e innovador al integrar las nuevas tecnologías, formar a los profesionales y trazar el camino hacia un desarrollo productivo nacional.

Néstor Márquez, experimentado ejecutivo en el proceso de transformación digital de las organizaciones y CEO del Institute for Exponential Growth, es uno de los grandes especialistas en pensamiento exponencial. Márquez fue uno de los principales expositores que participaron en el lanzamiento el pasado 7 de noviembre, en Quito, de este ambicioso proyecto.

pensamiento-exponencial-blog.jpg

Lo primero de todo, ¿qué aporta el Pensamiento Exponencial?

Tiene que ver con cómo cambiar la cabeza del management a partir de una realidad que es el desarrollo acelerado de la tecnología. La tecnología está avanzando muy rápido y eso fuerza a cambiar la forma en que pensamos el trabajo, las organizaciones y la manera de relacionarnos. Y lo que se busca es identificar problemas enormes que pueda tener la humanidad que requieren soluciones radicales y respuestas tecnológicas super desarrolladas.

¿Cuál es la relación del Pensamiento Exponencial en el proyecto Ecuador 2030?

El proyecto Ecuador 2030 tiene tres pilares:

  • Cuáles son los grandes problemas que tenemos que atacar y que vienen a ser los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.
  • A grandes problemas, pensamientos radicales. ¿Qué tipo de pensamiento tienen que tener los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales, el empresariado para estar a la altura de las circunstancias?.
  • Y qué vamos a hacer. Buscar soluciones a través de la Cuarta Revolución Industrial.

¿Está la sociedad ecuatoriana preparada para integrar un pensamiento así?

El tema es que no hay opciones, nadie nos está preguntando. La humanidad ha encontrado a lo largo de su historia caminos para acomodarse, a pesar de que en medio mucha gente ha sufrido. De la Revolución Industrial salió una raza mejor a la anterior, pero mucha gente pasó hambre. Si ya sabemos qué va a pasar, si ya sabemos que va haber conflictos sociales, ¿por qué no nos ponemos a trabajar ahora?. Tenemos que ponernos a pensar en el futuro que queremos, trazar un puente e ir construyendo todos los días.

Y para entenderlo está la metáfora de John F. Kennedy (JFK) cuando iba perdiendo la carrera espacial y se plantó una meta: “En 10 años vamos a poner un hombre en la luna”. JFK, su gabinete y su equipo de científicos no tenían ningún derecho a hacer esa propuesta porque no estaban dadas las condiciones, pero ellos no se pusieron a decir  qué es lo que podían hacer. Ellos se preguntaron cuál es un objetivo suficientemente ambicioso para alcanzar a los rusos y superarlos. La respuesta fue el plantear hacerlo en 10 años. La tecnología y procesos que no estaban se desarrollaron, los puestos que no existían se crearon. Y pusieron un hombre en la luna antes de terminar la década y consiguieron el hito más importante de toda la carrera espacial.

Eso mismo tiene que hacer Ecuador.

¿El Pensamiento Exponencial se enseña o se adquiere?

Hay que trabajarlo, es más fácil hacer el futuro que predecirlo y eso es trabajando. Por un lado, yo creo que el pensamiento exponencial lo tenemos desde chicos. Con el tiempo vamos perdiendo esa capacidad. En la educación tenemos que evitar borrar esa capacidad de soñar en las personas.

Segundo, es algo que tenemos que cobijar, y no solo a través de charlas y conferencias. Debemos crear espacios donde la gente aprenda a jugar como chicos. Los microspaces,

los hackerspaces nos permiten volver a tener confianza en nosotros mismos y perder el miedo a la tecnología.

Por último, nosotros no estamos marcando el tiempo de desarrollo. Es más, la economía, que es una construcción humana, necesita seguir creciendo de manera sistemática. No podemos parar desde el punto de vista de la economía, ni de la tecnología.

Así que me temo que no es posible lo que decía Mafalda: “para este mundo, que me quiero bajar”.

Ecuador 2030 es el primer acuerdo empresarial abierto a organizaciones de todos los tamaños que busquen construir una agenda de transformación del país. El proyecto, que nace ante la ausencia de una hoja de ruta de desarrollo productivo a largo plazo, brinda una serie de herramientas para que las empresas y sectores económicos puedan dar el salto exponencial para aportar crecimiento económico al país.

Encuentra aquí más información del Proyecto Ecuador 2030: 

Proyecto Ecuador 2030

Topics: Desarrollo Profesional, Proyecto Ecuador 2030, Pensamiento Exponencial

Marta Miera

Written by Marta Miera